HAMBRE EN MÉXICO

En San Miguel de Allende, una ciudad relativamente próspera en el centro de México, miles de niños no tienen suficiente comida. Muchos de ellos no comen diario. La desnutrición y la obesidad afectan su desarrollo físico y cognitivo. Debido a que no pueden concentrarse, los niños con hambre tienen un desempeño académico bajo y son susceptibles a numerosas infecciones y enfermedades. 

Una niña desnutrida se convierte en una mujer desnutrida que da a luz hijos desnutridos. En el mejor de los casos los bebés sobreviven, pero esto significa que el ciclo de pobreza continúa. De presentarse desnutrición a largo plazo en el vientre y durante los primeros dos años de vida, los daños físicos y cognitivos que ocasiona son casi irreversibles. 

El reporte más reciente (2008) del Centro Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) arrojó que casi 49 millones de Mexicanos – más del 46% de la población nacional – sufría de “inseguridad alimentaria” en el momento en que se llevó a cabo la investigación. El estado de Guanajuato, en donde se ubica San Miguel de Allende, ocupó el quinto lugar en inseguridad alimentaria moderada a severa.  

Ayude a Feed the Hungry San Miguel a cumplir con su misión más importante: “Que ningún niño en San Miguel conozca el dolor del hambre.”