Los voluntarios mexicanos de Feed the Hungry San Miguel

Fundada en 1984 por ciudadanos en su mayoría estadounidenses, Feed the Hungry San Miguel es una organización sin fines de lucro cuya finalidad es que ningún niño en San Miguel de Allende conozca el dolor del hambre. A lo largo de su existencia ha contado y sigue contando con el apoyo monetario y voluntario de numerosos expatriados; todos ellos personas con un profundo amor por México, cuyo deseo es dar algo a cambio de la hospitalidad y tranquilidad que reciben día con día al vivir en el corazón de México. Pero – ¿cuánto y cómo se involucran los mexicanos en las actividades de la organización? 

A pesar de contar con más de tres décadas de trayectoria en su labor aliviando el hambre y tratando de erradicar la pobreza en las comunidades rurales más marginadas de San Miguel, en 2018 Feed the Hungry San Miguel sigue siendo un concepto lleno de misterio para la mayoría de los mexicanos de esta hermosa ciudad; y permanece como un secreto para el resto de los habitantes del país. Cabe señalar que Feed the Hungry San Miguel solicita y agradece el apoyo voluntario y/o económico de cualquier persona que desee ayudar en nuestra labor, sin importar nacionalidad, edad, ni ninguna otra distinción social, económica o demográfica.

Patricia y Olivia son dos voluntarias mexicanas que semanalmente brindan su apoyo en el empaque de frutas y verduras en nuestro almacén. Platicamos con ellas sobre esta interesante situación.

¿Desde cuándo están colaborando en Feed the Hungry San Miguel como voluntarias?
Olivia: Hace como 6 o 7 meses.
Patricia: Hace como 7 u 8 meses.

¿Cómo se enteraron sobre Feed the Hungry San Miguel?
Olivia: Yo practico ciclismo así que un día pasé en mi bicicleta cerca del almacén, vi el letrero de Feed the Hungry, me acerqué, toqué la puerta y pregunté. Una persona muy amable que hablaba Español me explicó en qué consistía y me dijo que podía venir a hacer voluntariado aquí.
Patricia: Tengo una amiga muy cercana que viene desde hace mucho más tiempo y fue ella quien me dijo que necesitaban voluntarios. Mi esposo, mis niños y yo decidimos desde entonces venir a ayudar.

¿Qué es lo que más disfrutan de ser voluntarias en Feed the Hungry San Miguel?
Olivia: El poner mi granito de arena y saber que todo este trabajo va a ayudar a las comunidades, particularmente para el bienestar de los niños, para su buena alimentación. Creo que es súper importante para que ellos saquen un provecho de esto y puedan rendir al máximo en sus actividades escolares.
Patricia: Igual, poner mi granito de arena. A mi esposo y a mí nos ha tocado también ir a entregar comida a las comunidades; uno puede ver cómo se les está dando la educación nutricional, para que desde chiquitos se les empiece a generar conciencia de lo importante que es una buena alimentación.

Ustedes son de las pocas voluntarias mexicanas que hay ahorita en Feed the Hungry San Miguel, ¿a qué creen que se deba?
Olivia: Creo que, con ciertas excepciones (el sismo de Septiembre pasado en Ciudad de México, por ejemplo) no existe mucho una cultura del voluntariado, de ayudar sin una remuneración económica. Sí se ayuda pero de otras formas que no requieren involucrarse tanto.
Patricia: Eso, y que gente de nuestra edad ahorita suele estar más ocupada con trabajo o familia y eso es muy absorbente.

Como mexicanas, ¿cómo han sido la experiencia de convivir y colaborar en un ambiente en donde predominan las personas extranjeras?
Olivia: Cuando llegué aquí pensé que era la única mexicana, me sentía tan incómoda que hasta pregunté si los mexicanos podíamos participar como voluntarios. Me dijeron que claro que sí, que los mexicanos estamos invitados a hacerlo. Continué porque me gustó mucho la experiencia y poco a poco me fui sintiendo más a gusto con los extranjeros. Me di cuenta de que a pesar de que expresamos nuestras emociones de diferente manera, ellos me recibieron muy bien, con mucha alegría de que yo estuviera colaborando; esto me permitió sentirme más cómoda y comenzar a familiarizarme más con ellos.
Patricia: A mí me da muchísimo gusto que ellos vengan a nuestro país a dar algo de sí mismos. He conocido personas extranjeras muy cariñosas, y en general a todos ellos les gusta que haya participación mexicana en todos los aspectos.

¿Qué le dirían a mexicanos que lean este post y les genere curiosidad ser voluntarios en Feed the Hungry San Miguel – cuál sería su mensaje para ellos?
Olivia: Les invitaría a que hicieran el intento y vengan, es algo que te alimenta mucho. Hemos ido a las escuelas y visto muy de cerca cómo trabajan las cocinas escolares y comedores en las comunidades; a mí me ha dejado súper contenta y súper satisfecha. Quisiera que hubiera más participación de los Mexicanos porque la verdad me da mucho gusto que la gente extranjera que está aquí en México esté haciendo algo por nuestros niños, y creo que es algo que nosotros los mexicanos también podríamos hacer. Daríamos más fuerza y creo que los extranjeros también estarían muy contentos de que nosotros estuviéramos más involucrados en esta organización que brinda una gran ayuda para nuestros niños.
Patricia: Que todos se acerquen porque cualquier tipo de participación se suma. Si no hay tiempo pues tal vez hay otro tipo de ayuda que puedan dar; es una ayuda que tiene un objetivo muy claro y que se lleva a cabo. No hay duda de que todo llega a su destino y como dice Olivia, es para beneficio de nuestros mismos mexicanos.

Si te interesa ser voluntario(a) en Feed the Hungry San Miguel visita nuestra sección de Voluntariado. ¡Esperamos verte pronto! 

Sharing is caring!
Los voluntarios mexicanos de Feed the Hungry San Miguel
Tagged on:                         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *